octubre 23, 2009

Memorias

En la penumbra de la habitación aparece tu recuerdo, yo yendo hacia ti, mis ojos fijos en los tuyos, mis pasos lentos y cortos mientras me desnudo para ti, sé cuanto te provoco y sonrío pícaramente al hacerlo, observo como tu cuerpo se eriza y tu virilidad crece, inicia el juego de la seducción… me meto a gatas en la cama con esa mirada viciosa, recorriéndote despacio de pies a cabeza, me acomodo entre tus piernas te doy un dulce beso rondo por tus labios, mordisqueo un poco, voy por tus párpados despacito mientras mis manos recorren tu torso, mis besos se sienten por toda tu cara, bajan por tu cuello sientes como mi lengua te humedece, como succiono un poco, llego a tu pecho me entretengo en el jugando con tus pezones mis manos ahora van un poco mas abajo acariciando tus muslos ligeramente con mis uñas, cierras los ojos para intensificar cada sensación que te provoco, voy bajando por tu vientre me meto en tu ombligo, el descenso es mas lento te retuerces un poco de las ansias rozo tu miembro con mi cabello, disfruto ponerte al limite, te acaricio con mi nariz, esnifo tu aroma, paso ligeramente mi lengua por tu entrepierna, empiezo en la punta de tu sexo lamo lentamente hasta llegar a la base, repito el movimiento de regreso subo puedes sentir mi aliento tibio en la punta te meto en mi boca provocándote un estremecimiento, sientes la calidez de mi humedad y las caricias de mis manos acompañan los movimientos de mi lengua, la intensidad de mis movimientos va en aumento alcanzando un ritmo desenfrenado, mi sexo se humedece, intentas abrir los ojos para disfrutar de la vista que te ofrezco, el verme poseída devorándote por completo aumenta tu excitación sientes un calor que te recorre, acelero el ritmo quiero que te corras, quiero beber de ti, no dejo de succionar, de lamer, de tocar, de apretar, tus gemidos se convierten en gritos, tus caderas se arquean y explotas en mi, siento como inundas mi boca, me bebo tu elixir de un sorbo un poco se ha escapado cayendo en mi rostro, estas con la sensibilidad a flor de piel sigo sin querer soltarte tu excitación no cede, me tomas del brazo acercándome a ti me abrazas despacio mientras estoy sobre ti, me acercas a tu boca mientras cubres mi espalda con caricias, nada te gusta mas que saber que te disfruto pero ahora… me toca a mi…

3 comentarios:

  1. Me dejaste un buen sabor literario, Linda. Regresa a mi espacio y te invito unos momentos de placer. Hermosa fotos. Me encantan los hilitos dentales

    ResponderEliminar
  2. El inmenso mar, me alegra que te hayas quedado con un buen sabor. Es una promesa, en cuanto me sea posible lo haré, ahora tengo algunas dificultades y no he podido estar aquí como quisiera.

    Cronicas, sumamente placenteras.

    ResponderEliminar

Anda déjame un suspiro...