febrero 10, 2014

Del tiempo y tu permanencia.

- Cuánto llevas con él!?
-...años... algunos años ya...


Y me gusta tanto o más que en el primer instante en que lo vi, y su aroma me vuelve loca, y su mirada me desarma, y sus manos me reconstruyen, y es que cada instante con él vale, ningún momento es igual a otro, siempre encuentra la forma de sorprenderme, de atraparme y no quiero escaparme.

diciembre 24, 2013

Felices fiestas 2013

Que esta sea la mejor noche buena, que cada uno de tus deseos se cumplan.


diciembre 19, 2013

Capitulo IV

"Cómo no te me quitas de las ganas,
aunque nadie me ve nunca contigo
y como pasa el tiempo que de pronto son años."
Y después de cuatro años tu imagen mientras estabas de rodillas entre mis piernas recitándome la estrofa de esta canción sigue intacta en mi memoria.

noviembre 08, 2013

Momentos Inesperados


En general tengo buena memoria, con él todavía más, le observo con detenimiento, me gusta aprendérmelo, podría reproducir casi textual muchas de mis conversaciones con él, pero hay instantes que se han quedado como una fotografía en mi memoria, que sé permanecerán intactos a pesar del tiempo y las circunstancias; ese día en la penumbra de la noche es uno de esos momentos, verlo echarse para atrás en el asiento trasero de mi coche, exhausto, con esa expresión de encontrarse totalmente pleno y satisfecho con el aliento entrecortado diciendo "No esperaba tener un día cómo este!" hizo que cada segundo de espera valiera la pena.



"Tengo mil defectos, pero puedo compensarlos con mil y una sorpresas. Relájate y déjate sorprender"

noviembre 06, 2013

Cuidado con lo que deseas...

Hace ya casi cuatro años que empezamos a escribir este cuento, hemos pasado por diferentes situaciones, hemos dejado de lado cosas, nos hemos adaptado a lo que se nos presenta. El deseo sigue intacto, nos besamos con las mismas ganas, nos tocamos con las mismas ansias, nos descubrimos cada vez, nos las arreglamos a pesar de las complicaciones... hoy me asalta una duda.

Al principio, siempre después del primer beso en la habitación, decías "te extrañé" yo sólo respondía con un beso; más tarde empezaste a preguntar "y tú, me extrañaste?" seguí respondiendo con un beso, sabía que en el momento que lo dijera ibas a dejar de hacerlo tú, no dejaste de preguntarlo hasta obtenerlo, ahora lo tienes "Te extraño", no te lo mereces es cierto pero no puedes controlarlo es algo que solo yo decido, no es apropiado -desde tu punto de vista- tal vez, pero te extraño,  ahora me queda una duda, si no estabas seguro de quererlo  ¿para qué tanta insistencia en saberlo?, ¿para qué lo querías si no sabías qué hacer con ello?...