noviembre 03, 2016

Cuando desperté se había marchado...

Después de todo, no le fue difícil. Le tomó siete minutos eliminarme de su vida y bloquear todas las puertas, relegándome a una dirección sin remitente para dejar una nota avisándome el fin... ni siquiera valí una llamada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anda déjame un suspiro...