junio 02, 2013

Un café cargado de nostalgia.

Hoy me encuentro en aquel café donde alguna vez nos encontramos como parte de mi regalo de cumpleaños, "lo vales" dijo en aquella ocasión -supongo que a estas alturas ese pensamiento ha cambiado como todo lo demás-. Esta vez no va a llegar, me sorprendo repasando la historia y dandome cuenta cómo todo ha cambiado, los detalles que se han esfumado, los mimos que se han olvidado, la realidad gana mas terreno cada vez, su distancia y su frialdad se han instalado, ya no hay besos de despedida, la mayoría de las veces ya ni siquiera hay despedida y otras tantas ni saludo... Le extraño.

1 comentario:

  1. Es que el amor también se diluye.

    Dulces besos y dulce noche.

    ResponderEliminar

Anda déjame un suspiro...