marzo 29, 2011

Café con sabor a él

Sentada en aquel café intento concentrarme en mi quehacer mientras lo espero, intento fallido!, la ansiedad me invade, miro el reloj, aún faltan unos minutos parece que el tiempo se ha puesto en mi contra y permanece inmóvil. Finalmente las 12:00… Me gusta verlo venir hacia mí, mi respiración se agita y me es imposible contener la sonrisa, todo alrededor desaparece y me quedo sólo con el sabor de sus labios, me gusta tenerlo al lado, compartir un café con él, pero sobre todo me gusta provocarle y ver su reacción, sentir el sudor de sus manos, por momentos parece que se pone nervioso, la tensión sexual está en el aire si pudiéramos saltaríamos encima uno del otro, pero las condiciones no son propicias en este instante, ha sido apenas un breve escape.


Me gusta cuando me complace, saber que me desea tanto como yo a él, me gusta que a pesar de todo se dé tiempo para estar aquí y aunque nunca se esté quieto su compañía es como una dosis de tranquilidad para mí.

♪Puede calmarse un poco esta loca de atar si me miran tus ojos en esta inmensidad

6 comentarios:

  1. sencillamente maravilloso!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué dificil es la espera y cuantos beneficios trae tras ella.

    A tus PIES

    ResponderEliminar
  3. en esta manera de decir el café mío se esta saboreando de vos, besos

    ResponderEliminar
  4. mantenerse en ese momento tan excitado, llegará a ser aun más ardiente el reencuentro, de eso no hay duda.

    ResponderEliminar
  5. El placer es todavia mayor cuando te ves obligado a guardar las formas y despues puedes dar rienda suelta a tus deseos.

    Bexossss

    ResponderEliminar

Anda déjame un suspiro...